Mi hijo es agresivo

 

¿Alguna vez te has planteado si tu hijo es agresivo?, tranquilo,  en esta tabla podras ver  las conductas agresivas normales en el desarrollo del niño. A los padres les tranquilizará saber que todos los niños pasan por ellas; de hecho, que no lo hagan debería ser motivo de preocupación.

Edad Motivo de la conducta agresiva

 

Manifestación agresiva

 

Objetivo

 

0-1 No satisfacción de sus necesidades

(sueño, hambre, aburrimiento,

necesidad de contacto físico, dolor, etcétera).

Lloro.

 

Reducir la tensión.
2-3 Conflictos con la autoridad

(“edad del no” y del “yo solo”).

Aparición de los celos y la envidia.

Rabieta.

 

 

Autonomía.
4-5 Frustración. Desobediencia, rabietas menos

intensas dirigidas principalmente

a padres y hermanos, peleas.

Integración de la norma.
6-7 Rebeldía contra la norma

(Comienza a asimilar las normas morales).

Los niños se pelean físicamente; las niñas, verbalmente.

Desplazamiento de la ira hacia un hermano o chivo expiatorio. Fuerte sentimiento de competencia.

Adaptación social

y control de los sentimientos.

7-14 Fuerte sentimiento de justicia.

Defensa de derechos, desde su perspectiva. Búsqueda de identificación con el grupo y diferenciación de los padres.

 

Aparente rechazo a lo familiar.

Estallidos de ira.

Autocontrol, empatía y autoestima.

 

 

Las alteraciones de comportamiento hostiles en el niño forman parte de su desarrollo, y se pueden considerar normales. Cuanto más pequeño es, más enérgicamente pide lo que necesita o rechaza lo que le molesta como reacción contra todo lo que suponga frustración o restricción.

Que forme parte de su desarrollo no quiere decir que haya que esperar a que crezca para que se le pase, sino todo lo contrario: en la mayoría de los casos será la intervención de los padres la que marque la diferencia entre un niño con alteraciones en su comportamiento y otro con conductas adecuadas.

Author: admin

Share This Post On

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This